La salinidad del agua de riego es uno de los problemas que desde hace unos años viene afectando al cultivo del arroz en la zona del Guadalquivir, con aproximadamente 36.000 ha de cultivo y dividida por el rio Guadalquivir en la margen derecha con 24.000 ha y la margen izquierda con 12.000 ha de cultivo, en años de falta de agua dicho problema es mucho más intenso y los efectos de la fitotoxicidad producida por el riego de agua salinizada es mucho más acusante.

La planta de arroz es altamente tolerante a la inundación, pero medianamente tolerante a la salinidad, la salinidad de la solución del suelo junto con la salinidad del agua de riego es un factor muy importante en la disminución del rendimiento productivo de los arrozales.

Los componentes del rendimiento son el número de panículas por unidad de superficie, el número medio de granos por panícula, y el peso medio del grano individual, las combinaciones de estos componentes determinan el rendimiento final en grano o cosecha y este se ve significativamente influenciado por el aumento de la salinidad.

En la zona arrocera andaluza, la concentración media de agua salina suele rondar los 1,8 gr/l en los años de moderadas restricciones de agua de riego, en años con graves restricciones, la salinidad puede alcanzar valores de 2,5 gr/l o incluso más lo que acarrea unas pérdidas muy significativas de rendimiento en grano.

Según algunos investigadores (Mass and Grattan 1999; Hanson et. Al, 1999) determinaron un descenso del rendimiento en grano a partir de una conductividad eléctrica de 3,5 ds/m (1,9 gramos de sal por litro de agua), decreciendo dicho rendimiento un 12% por cada unidad de conductividad adicional, otros investigadores en California (Zeng et al., 2000) alcanzaron resultados diferentes situando el umbral de la perdida en 1,9 ds/m (1,2 gr/l).

Los efectos de los continuos riegos con agua de elevada salinidad en el arroz son:

  • Dificultad para absorber el agua de riego. Al aumentar la disolución de sales en la solución se produce un aumento de la presión osmótica, lo que origina que las plantas tengan que hacer una mayor succión para absorber el agua del suelo, lo cual significa una disminución de la cantidad de agua disponible (estrés hídrico), se produce un efecto similar al efecto que causa un suelo cuando se está secando (sequia osmótica)
  • Toxicidad por Cl, Na, Mg, SO4, S-. El efecto tóxico es debido más que a los iones en sí mismo, a ciertas alteraciones que se producen en el metabolismo, ya que originan la acumulación de productos tóxicos.
  • Antagonismos Iónicos: Reducción en absorción de nutrientes (Ca, K)
  • Dificultad de la absorción de algunos nutrientes: Lo que viene motivado básicamente por el cambio del pH del suelo y se manifiesta especialmente para algunos iones como cinc y del fósforo.

El estrés hídrico al que se ve afectado la planta de arroz produce cambios en los procesos fisiológicos y reproductivos de la planta, como la perdida de turgencia que afecta a la elongación del tallo, la expansión foliar, la apertura estomática y finalmente la reducción en la tasa de crecimiento.

Este déficit de suministro de agua a nivel molecular produce cambios filológicos importantes como inhibición de la expansión y la división celular, los estomas comienzan a cerrarse, provocando una reducción de la transpiración, y de la fotosíntesis, se producen cambios en la actividad enzimática, por lo tanto surgen cambios en el desarrollo y la reproducción de la planta.

La planta incrementa el contenido de prolina libre en su interior, que actúa como osmolito en el ajuste osmótico, como respuesta fisiológica de la planta como uno de los primeros mecanismos de defensa frente al estrés hídrico.

Una respuesta de las plantas al bajo potencial hídrico del suelo, ocasionado por el incremento de sales, es la acumulación de solutos osmóticamente compatibles. Dentro de éstos, prolina es un componente importante.

Iyer y Kaplan (1998) plantean que muchas plantas acumulan altos niveles de prolina libre en respuesta al estrés osmótico; este aminoácido es ampliamente relacionado a las funciones como un protector o estabilizador de enzimas o estructuras de membranas que son sensibles a la deshidratación o al inducido iónicamente.

En la búsqueda de soluciones, BRANDT InVigo surge tras muchos años de investigación y desarrollo por parte de la compañía BRANDT, con el objetivo de ofrecer al mercado una solución efectiva para disminuir la fitotoxicidad de la salinidad causada por el riego continuo en el cultivo del arroz.

BRANDT InVigo es formulado a base de AATC (Ácido Acetil Tiazolidin 4- Carboxílico), Prolina y una mezcla de micronutrientes, Hierro(Fe), Manganeso (Mn) y, Zinc (Zn) complejado con la exclusiva tecnología Manni plex patentada por BRANDT, que cumple dos funciones fundamentales en la planta, por un lado, tiene un efecto bioestimulante – antiestres y por otro lado una entrega nutricional.

Como hemos comentado, la planta en condiciones de estrés, como respuesta al mismo, aumenta el contenido de prolina. El problema surge cuando la prolina se degrada a 5 – hidroxiprolina y la planta reduce su capacidad de respuesta al estrés.

El AATC que incorpora BRANDT Invigo impide la degradación de la prolina y aumenta el nivel de cisteína y glutatión. Asimismo la prolina añadida de manera exógena permite un posterior aumento de prolina que el AATC mantiene estable.

Aumentar y mantener los niveles de prolina en la planta es uno de los objetivos metabólicos claves para maximizar la tolerancia de la planta a los estreses de salinidad, por ello BRANDT InVigo en su formulación, aporta un 6% de Prolina a la planta.

La prolina es un aminoácido que se encuentra en pequeñas cantidades en las plantas, cuando éstas crecen en condiciones óptimas. En condiciones de estrés, se ha encontrado que el contenido de Prolina aumenta para actuar como un agente osmótico, protegiendo a la planta de la deshidratación.

La acumulación de prolina, además de inducir ajuste osmótico, protege las membranas y las proteínas de la deshidratación, y actúa como desintoxicador de radicales libres, evitando el aumento de concentración de NaCl en las células.

BRANDT InVigo tiene un valor añadido más, incorpora microelementos (Fe, Mn, Zn) complejados con la exclusiva Tecnología Manni Plex.

Manni Plex es un sistema de distribución diseñado para conducir a los micronutrientes hasta los puntos metabólicos activos tales como los puntos de crecimiento vegetativo y reproductivo.

Complejados con azúcares alcoholizados (polioles), Manni plex posee una molécula alifática, de bajo peso molecular y con un tamaño de partícula extremadamente pequeño que permite una penetración en el interior de la hoja a través de las estomas y los poros hidrofílicos.

La planta va a considerar a la química única de azúcares alcoholes de Manni- Plex como un ingrediente natural, permitiendo que penetre en el floema y facilitando el transporte a los puntos de crecimiento.

Dentro de la campaña pasada (año 2020), se realizó una demostración en campo para evaluar la efectividad del producto BRANDT InVigo y cuantificar el rendimiento en grano de dos parcelas de arroz que se veían afectadas por un riego con elevado contendido en salinidad.

La demostración se realiza en la margen derecha del río Guadalquivir en la zona de Isla Mayor, en dos parcelas situadas en Cantaritas, zona muy afectada en la campaña 2019 y que, debido a la poca pluviometría del año y la escasez de agua, estaba siendo muy afectada por la salinidad.

La variedad escogida fue puntal (grano largo), las dos parcelas se sembraron en el mes de junio y fueron abonadas de manera idéntica.

La campaña 2020 comenzó con unas puntas de salinidad elevadas, llegando a 2- 2,5 gr/l y se regula conforme avanza, manteniéndose en niveles entre 1,5-2 gr/l durante toda la campaña.

Los tratamientos de BRANDT InVigo, se realizaron en las épocas en las cuales la salinidad puede provocar un mayor perjuicio en la planta, debido a su fitotoxicidad, se realizarón dos tratamientos, un primer tratamiento en los primeros momentos de la fase vegetativa, cuando la planta tiene aproximadamente unos 18 días, aprovechando el tratamiento herbicida contra Echinocloas a una dosis de BRANDT InVigo de 0,75 l/ha y un segundo tratamiento en estado de zurrón avanzado, aprovechando también en este caso los tratamientos fungicidas contra Pyricularia Oryzae a una dosis de 0,75  l/ha de BRANDT InVigo.

El resultado obtenido en rendimiento en grano, en la parcela donde se ha aplicado BRANDT® InVigo, manteniendo los niveles de prolina adecuados en el interior de la planta, demuestra claramente como BRANDT® InVigo consigue disminuir la fitoxicidad y los efectos en el rendimiento que produce el riego con elevada salinidad en momentos claves de nuestro cultivo