BRANDT Europe ha desarrollado en su laboratorio de Carmona, en Sevilla, una tecnología que aumenta entre 1 y 2 kg por m2 la producción de calabacines (variedad Victoria). El ensayo, realizado en Ruescas (Almería) en una finca invernadero de 10.000 metros cuadrados y 5.000 plantas, tenía un triple objetivo: aumentar de manera significativa la producción, incrementar el número de frutos cuajados respecto a testigo y observar el crecimiento de la planta respecto a testigo, analizando la separación de entrenudos. El diario ABC se ha hecho eco de estos ensayos en este reportaje.

Después de aplicar cuatro pases de tratamiento, una vez por semana, con una combinación de dos bioestimulantes desarrollados en Carmona, BRANDT In-Vigo a razón de 0,5 l/cc y BRANDT Plant Start a 2 cc/l, las líneas de calabacín tratadas tuvieron un aumento medio del número de piezas en cada corte de unos 6 kilogramos/Línea con respecto a las líneas no tratadas, lo que supone un aumento medio de la producción total de entre 1 y 2 kg por metro cuadrado. Incluso hubo máximos de diferencia por línea de hasta casi 10 kilogramos, pues una de ellas presentó una cosecha de 4,5 cajas de aproximadamente 6,2 kg cada una (27,9 kg), frente a las 3 cajas de la línea no tratada (18,6 kg).

Además, la línea tratada obtuvo un número de flores hembra mayor y con más fuerza que la zona no tratada, y presentó mayor vigor y más longitud que las no tratadas. Sin embargo, los entrenudos no se distanciaron, lo que deriva en mayor número de piezas de calabacín recolectadas por planta. Otra de las conclusiones interesantes de este ensayo es que no se vieron incrementados los niveles de enfermedades fúngicas o plagas tras los tratamientos frente al testigo sin tratar.

Este aumento de la producción es especialmente significativo para un mercado, el del calabacín, del que en 2018 se exportaron desde España 361,91 mil toneladas, con un valor de 311 millones de euros, fundamentalmente a Francia (116,16 mil toneladas), Alemania (82,41 mil toneladas), Reino Unido (40,53 mil toneladas) y Países Bajos (más de 39,71 toneladas), siendo Almería la principal productora de toda España.

Brandt In-Vigo es un bioestimulante que mantiene los niveles óptimos de prolina y glutatión en la planta, usados como factores de refuerzo contra diferentes tipos de estrés como heladas, cambios de temperatura, estrés salino y solución salina, que mejora el desarrollo de las raíces, acelera la formación de la estructura vegetativa, aumenta la fecundación, el número de los frutos cuajados, mejora la división celular, reduce la caída de los frutos y, en definitiva, aumenta el tamaño final. Por su parte, Brandt Plant Start, formulado a base de algas y recomendado para trasplantes, logra una rápida multiplicación de las raíces y su alto contenido en fósforo del producto ayuda a que crezcan de manera rápida y fuerte. Asimismo, las algas proporcionan protección natural al cultivo, facilitan la absorción de elementos minerales y lo hacen más resistentes a las heladas y a las plagas.