En tres años hemos aumentado nuestro músculo tecnológico y nuestra capacidad de producción, hemos diversificado nuestra cartera comercial y en general hemos expandido nuestros límites, también y de forma específica los geográficos. De ser una compañía volcada al mercado ibérico (España y Portugal), nos hemos convertido en una organización con una clara vocación y orientación internacional.

Nuestro foco es todo el mercado EMEA, y se están dando pasos firmes en esta dirección. La Unión Europea es prioritaria y estamos apostando muy fuerte por el norte de África, Sudáfrica y Turquía. Igualmente, hemos contratado personal para atender los estados postsoviéticos y estamos registrando producto en Rusia, Rumanía y Polonia.

Todo esto se ha materializado ya en resultados concretos. Hemos cerrado 2019 con un volumen de exportaciones de 4,5 millones.  Ventas exteriores basadas además en especialidades y en muchos casos con una importante participación de nuestro laboratorio en su diseño y adaptación a la legislación específica europea.